Terapia asistida por perros: el reto de seleccionar la información

¡Hola de nuevo!

La terapia asistida por perros no es, ni mucho menos, un campo inexplorado. De hecho, a día de hoy, una simple búsqueda en un buscador ofrece miles de referencias: así, los términos terapia + asistida + perros devuelven más de 315.000 resultados en Google (y esto, sólo en español).

Por lo tanto, conseguir información sobre la TAP nosupone ningún reto. La verdadera dificultad reside en elegir qué fracción de esta información es válida y fiable, y distinguirla de toda aquella que no supera el umbral de calidad exigible para cualquier herramienta o técnica de uso sanitario.

Si hubiera que seleccionar una sola característica para valorar la credibilidad de una información,  la revisión (o no) por parte de otros colegas profesionales (peer-review) sería una buena elección. En cualquier disciplina que aspire a crear conocimiento científico es costumbre crear medios de comunicación especializados (revistas, digitales y/o en papel) en los que los profesionales del ramo puedan dar cuenta de sus avances. Antes de su publicación, esta información es filtrada por varios profesionales de prestigio que, de manera ciega (sin saber quién envía el escrito), revisan su contenido y deciden si se ajusta a los estándares de la disciplina. Sólo tras este procedimiento de revisión puede el artículo aparecer publicado.

Por supuesto, este mecanismo de control no aparece en la inmensa mayoría de sitios web disponibles en la red. Esto facilita que mucha de la información disponible contenga errores, sea contradictoria y, en definitiva, deba ser tomada con enorme cautela.

Nuestro equipo considera que la Terapia Asistida por Perros (TAP) puede aportar soluciones en contextos sanitarios muy diversos. Sin embargo, este reconocimiento sólo puede venir de la mano del rigor científico. Por ello, hoy inauguramos la categoría de Método e Investigación, dirigida a analizar los procedimientos utilizados (y sus implicaciones) para la investigación.

Volveremos sobre este punto en repetidas ocasiones. Pero sólo por abrir boca, pondremos un ejemplo. Una búsqueda en Google de los términos terapia + asistida + perros + mayores + demencia (búsqueda bastante restrictiva) ofrece más de 33.800 resultados en español; sin embargo, en una revisión reciente, Perkins, Bartlett, Travers y Rand (2008) apuntaron haber encontrado sólo 9 artículos de investigación en hasta siete bases de datos internacionales. Este dato sirve para ilustrar la baja proporción de información contrastada a la que podemos enfrentarnos.

¿Hasta qué punto debemos fiarnos de lo que leemos? Intentaremos desgranar algunos trucos en próximas entradas. ¡Esperamos veros de nuevo por aquí!

CITADO EN ESTE TEXTO:

  • Perkins, J., Bartlett, H., Travers, C. y Rand, J. (2008). Dog-assisted therapy for older people with dementia: a review. Australasian Journal on Ageing, 27, 177-182.
    [Consigue el resumen -en inglés- pulsando aquí]
Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Soluciona la cuenta para participar * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.